Barista, esa palabra desconocida

Detalles básicos sobre un barista.

Barista
Por orden: pulpa de café seca, grano de café con pergamino, café verde molido y finalmente café verde en grano.

En todos los artículos comento y hablo de todo lo que voy experimentando y conociendo acerca del café. Cada uno se centra en un concepto o aspecto específico, para poco a poco, ir aportando y aclarando conceptos a todo aquel que quiera saber cada vez un poquito más de este producto tan consumido y a la vez tan desconocido. Cómo he mencionado, siempre comento aspectos concretos acerca del café y hasta ahora nunca me había parado a pensar que no he hablado de uno, el barista.

 

Parece mentira que hasta ahora no haya dedicado unas líneas a describir de manera ligera lo que es un barista y sus funciones principales, a la vez que parte de su procedimiento o más bien condiciones exigibles a cualquier barista que se precie.

barista
Tamping mat, usado por un barista para prensar (tampear) el café.

El barista es aquella persona especializada en trabajar con café tostado, elaborando bebidas, sabiendo acerca del café que usa y de las mejores parametrizaciones y métodos para extraer sus aromas y sabores de la mejor de las maneras. Para esto el barista debe conocer el producto muy bien, al igual que toda la maquinaria que usa, las condiciones ambientales en las que se encuentra al trabajar con el café…

byn
¡Muy útil para un barista para mantener sus jarras siempre impolutas!

Si algo se le debe exigir a un buen barista es higiene total en todos los instrumentos que usa, desde la máquina express y sus portafiltros, grupos, bandeja… pasando por el támper, superficie de servicio, molinos… todo debe estar impoluto y listo para realizar un café sin ningún tipo de agente condicionante exterior más que los parámetros climatológicos y físicos a controlar normalmente.

 

El barista también debe adaptar sus elaboraciones a su clientela, es decir, muchas veces por su profesión hay bebidas que consideran «profanaciones» del producto, y ni más lejos. El café está para disfrutarlo, y si a un cliente le gusta muy sobreextraído, puede guiarle y culturizarle, hacer que pruebe un espresso puro, pero si el cliente exige y prefiere un buen lungo, hipersobreextraído, su paladar manda y no por ello el profesional que lo prepara lo es menos.

Dicho esto, espero ver cada día más cafeterías con su/s barista/s elaborando café, cada día de mayor calidad, creando curiosidad en el cliente y exigiendo calidad al empresario, consiguiendo así un cambio drástico en cuanto a la «basura» que se bebe a diario el país en una taza creyendo lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *